Qué es un blog, qué sentido puede dar a mi vida. Experiencia vital, una forma de expresión, de creación, puede ser un laboratorio emocional, un acto de narcisismo, una muestra de generosidad, simple curiosidad...Permitidme que lo descubra.

sábado, 24 de diciembre de 2011

NO TIENE RUMBO EL DESTINO

No tiene rumbo el destino,
Camina como el gato,
Con su radar de instinto.
Como alma machacada,
Deambula entre los sordos
Y los ciegos semejantes.
Entre las calles sin número
De una angustia que crece,
Aturdido por los tubos de escape
De la ira miserable.
No tiene rumbo el destino,
No atiende a la noche
Espesa de niebla maloliente,
Ni a la cruda madrugada
Del frio más penetrante,
Ni a los llantos torrenciales,
De los huérfanos
De padre y madre.
No tiene rumbo el destino,
Ni metas lejanas de codicia,
Solo asiente confundido,
Mirando tras la ventana
El guiño de la muerte impenetrable.

Inmaculada Jiménez Gamero

miércoles, 7 de diciembre de 2011

SI, SOY POETA



Sí, soy poeta,
O debería decir poetisa...?
Quimerista...?
Fabricadora de embelesos...?
Desde antes que supiese escribir,
Ya me hablaban las palabras,
Con su cantico herido,
Lo que a ojos de una niña,
Era injusto o era bello.
Y corretearon tras de mí,
Mientras crecía orgullosa
De tanta compañía generosa,
Que cada día me ofrecían,
Palabras nuevas que mecer.
Y puse mis primeras medias
Con la lágrima entrecortada
De la decepción doliente,
Por la desigualdad en el mundo.
Pero ellas siempre estaban
Y corrían mi misma suerte.
Los poetas compañeros
A los que agarré con fuerza,
Para no sentirme diferente.
Y llovían los días del destino,
Con el amor a los hombres,
Que me hirieron en el intento
De tan solo poseerme.
Pero yo seguí el camino
Que me marcaban las letras,
Con el timonel maestro,
Cómplice diccionario lazarillo
Del dolor y la tormenta,
Por sentirme un bicho raro.
Con la dirección del amor
Escribía a la vida,
A la mariposa pálida,
A las hadas mensajeras.
Escribía al dolor, al placer,
Al instante vivido y olvidado.
Si, soy poeta,
O debería decir poetisa…?


Inmaculada Jiménez Gamero

viernes, 2 de diciembre de 2011

EN LOS DÍAS DE FRIO


En los días de frío tú calentaras mis manos,  pero detente a mirar mis ojos e indaga en el secreto que nos une. No quieras pasar  a prisa por la estación donde las pupilas se absorben y solo encuentran una luz verdadera. Tú pondrás la leña que cogimos mientras vivimos y yo pondré la eternidad, en las palabras de nuestro amor que serán heredadas. Yo te elegí para mí vida y para mi muerte, y esa química inteligente como buena ciencia sabe que eres mi honor y mi presente. No te diluyas en el agua del día a día y quédate en el verbo amar más exigente. Te quiero más allá de la palabra que se emite extemporánea y más allá de las cenizas que volaran a ninguna parte. Por eso, vamos a casarnos todos los días en cada cosa que compartimos,  a regalarnos la paz en cada suspiro, y a equilibrar los agravios con pellizcos de esperanza, en brazos el uno del otro. Yo solo veo un horizonte y es tu alma ensamblada con la mía, tenue de vida y con abrazos de abrigo y lana. Yo solo veo la manta de tus manos en la eterna juventud de la noche. Por eso quiero que te detengas de vez en cuando en el camino que andamos, pares los relojes y destruyas el escenario impuesto, para seguir creando el nuestro, el que nos llena y nos sirve de consuelo para seguir caminando sobre las ascuas de un mundo, que no es el que quisiéramos dejar de legado.  

Inmaculada Jiménez Gamero

jueves, 1 de diciembre de 2011

PENETRAR EN LOS SECRETOS

Penetrar en los secretos,
profundizar en la existencia,
encontrar el vuelo
que no  conduce a ninguna parte.
Llevar los ojos al paisaje más infinito,
penetrar en los secretos
que dijeron que existían.
Encontrar solo silencio como respuesta,
en un recorrido eterno al centro mismo.
Volver a penetrar en la respuesta
de la soledad más insondable.
Nacemos y morimos solos.
Quién nos espera en otro lugar,
La madre omnipresente,
aquel que tanto nos amo,
el primer ser del planeta…?
Somos solo la esencia de la tierra,
somos la ceniza que se esfuma con el viento,
somos la caricia que la noche dejó
en el paso del mar por la vida.


Inmaculada Jiménez Gamero

La más hermosa melodia - Música para meditar y reflexionar 1.



Factoría de emociones
A la hora punta de tus besos
Cuando las venas golpean
Las paredes del aliento
Entre suspiro y suspiro
Ven…
A la biblia que he inventado
Desde aquel primer encuentro
Donde cayeron las tardes
Para darnos amaneceres
En el eterno suspense de la vida


Inmaculada Jiménez Gamero

miércoles, 16 de noviembre de 2011

DESPUÉS

Después de tanto romperse el alma, cómo lograr vivir sin apostar a la ruleta del destino, cómo despertar ignorando cuál es la auténtica pesadilla. Después de arrastrarte la corriente sin misericordia, cómo desentrañar la verdad de quién abrió la compuerta de la locura. Cómo nadar entre aguas de sangre sin poder llegar a playa alguna que sacuda el dolor de la piel arrugada. Después de la muerte ya nada importa y soy su aliento anunciándose  cada día, entre las lejanas sombras que dejan las nubes sobre las montañas. Sin pena alguna de mi corazón moribundo, se ríen cuando se acercan y sobrevuelan sobre lo que queda de mí, que no es  más que un dolor intenso con sabor a trementina. Y ando porque hay un motor que sabe el camino, y respiro porque un pulmón de oxígeno me asiste, y voy pidiendo auxilio pero nadie oye mis gritos en el más profundo de los silencios. Mientras me carcomen las mentiras que me cuento para hacerme creer que mañana será la fiesta esperada, donde unos ojos me  devuelvan la luz ansiada, donde poder celebrar que el amor prevalece sobre todas las cosas, donde poder encontrar la verdadera recompensa de existir. Y es verdad que he muerto muchas veces, y entre muerte y muerte se abre un largo paréntesis, con puntos suspensivos de vísceras recomponiéndose. Entonces es cuando noto que la vida quiere decirme algo más de lo aparenta,  porque me aprieta contra la arena y me abraza al mar atolondrado,  susurrándome…-déjate querer, mientras te amo voy matándote, iré apretando sin ahogarte-…  

Inmaculada Jiménez Gamero


domingo, 13 de noviembre de 2011

TE BUSCO

Te busco en las sombras
Que nunca deciden marcharse
Y en las que vives sigiloso
Rodeando mí presente
Tú entiendes mi dimensión
Y la respetas
Yo entiendo que la muerte
No gusta al resto de la gente
Tú sospechas que te atisbo
Y te acercas dirigente
A sanar mi corazón
Cuando captas que éste sufre
Y yo noto tus manos sobre mí
Sanando permanente
Evitando que el agua alcance
El lugar donde el alma….desfallece.

Inmaculada Jiménez Gamero

miércoles, 9 de noviembre de 2011

EN LA TUMBA DE MI PADRE



En presencia de tu ausencia,
me distancio para verte,
y aunque no estás en la tumba
yo te extraño y tengo frio.
Tú me diste esta vida,
yo te di tan poca cosa,
que entre muertos ya no es nada,
mi presencia y mi equipaje.
Y las flores que contemplo
son tan poco padre mío,
ante aquellos ojos tuyos
que recuerdo como cielos,
implorándole al destino…
No morir todavía.
Mientras habites mi mente,
seguirás vivo y presente,
y hablaremos sin distancias
desde la foto marchita
que encabeza mi escritorio.
Por la que asomas la fuerza
que tuviste estando vivo.
Hasta que mi corazón se pare,
gozaré con tu memoria
y recordaré tus manos
entregando con bondad,
todo lo que complaciese.

Inmaculada Jiménez Gamero

SI EL ALMA NO CAMBIA

Si el alma no cambia,
tú me amaras
cuando suelte mi pelo blanco
al borde de la orilla.
Cogerás mi mano muy fuerte
y tú mirada verde de mar
ebria de horizonte,
recordará los hilos dorados
que un día estuvo entre tus manos
mientras me amabas.

Inmaculada Jiménez Gamero
SafeCreative

HAY BESOS EN EL AIRE





                       Hay besos en el aire
                       Que se acercan a mimarme
                       Y devuelvo ingrávidos de un suspiro
                       Alejándose al olvido.
                       Hay mañanas que acarician
                       Y recorren la distancia
                       De brisa en brisa
                       En guirnaldas se deslizan.
                       Hay un verso en el espacio
                       Caminando sin la prisa
                       Estallando de placer
                       Al encontrar tu tibio abrazo.


Inmaculada Jiménez Gamero

EXHAUSTO

Exhausto de palabras mi corazón,
rendido el pensamiento
con la jaula de tus preguntas,
mi sangre tuya no tiene respuestas
y caigo en el precipicio de la impotencia.

Me asusta el futuro
y el sueño inverso
y huyo como escape de lamento,
a encontrarme con el muro de mi misma,
a encontrarme con mi corazón de nuevo.

Inmaculada Jiménez

LLEGARÁN AL FIN LOS DÍAS

Llegarán al fin los días
que se abra un cielo luminoso,
y unas lágrimas
con un velo de fulgor,
ajuste cuentas en la tierra.

Y este demonio llamado odio,
se abrase en el fuego más profundo

Y la última herencia
de su último hijo,
quede sepultada por una semilla infinita
que fecunde la vida de nuevo.

Y cuando esa semilla
dé a luz y amamante con sus pechos,
las flores
y los corazones,
serán otros los hombres,
serán otras las mujeres,
seremos otros seres humanos.


Inmaculada Jiménez Gamero

martes, 8 de noviembre de 2011

ÁNGEL EN LA TIERRA

Por la puerta oculta
               de en mundo en tinieblas,
                    con la única consigna
                        de un destello diferente,
                                                        entró la luz.
                   De noche acompasada,
                                   vigilante de esperanza,
                                              con las manos apretadas,
                                                          adormecidos los ojos,
                                                                  tibias las miradas.
Confiando en el ser humano
                                  pues venía a salvarlo.
Roto,
deshilvanado por el viento,
roto en el vientre,
roto en la palabra.
Dándolo todo
sin entregar nada,
llegó el ángel a la tierra.
Se dio por entero,
se envolvió de caricias,
sin saber lo que era amar,
                                         demostró que el amor,
                                          se da con la presencia,
                                          se da con la expresión,
                                                                         acariciando el aire
                                                                         con sus suaves alas.
Derrotó la crueldad
                             con dentelladas de silencio,
                             abrió las venas,
                             rajó las conciencias,
                                                              sin saberlo
                                                              penetró en las almas,
                  se confundió con la aurora,
se estremeció en el abrazo,
llegó el ángel a la tierra.


Inmaculada Jiménez Gamero



lunes, 7 de noviembre de 2011

ATARDECER SERENO


Vivo mi atardecer sereno,
como vivo la tarde de los tiempos,
ya no espero muchas cosas,
que parecían importantes.

En al balcón de mi tarde,
espero solo los colores,
aquellos que me ofrece el cielo,
espero esa brisa anaranjada.

El sabor a café recién hecho,
las miradas parlanchinas,
el beso por sorpresa,
los olores frescos del placer.

Inmaculada Jiménez Gamero

lunes, 3 de octubre de 2011

Tu mirada nunca miente

 Tu mirada me dice cosas…
Cosas que no  quiere decir,   
Y en el silencio
Me ha dicho,
Lo que tú gritas en ti.
Sin tú querer que yo sepa,
Como suele ocurrir…
Lo sé todo
Y no sé nada,
Del oficio de vivir.
Si te callas,
Yo te escucho,
Si hablas…
tus palabras se desmienten
Y sueles hasta mentir.
No me hables,
Calla siempre,
Despacito…
Miénteme a veces,
Desmiénteme luego,
Lo que en tus ojos ya vi.



Inmaculada Jiménez Gamero

miércoles, 21 de septiembre de 2011

MI MAR

De  mis pies temblando
te retiras murmurando,
mojas mis dedos dormidos,
alejándote envuelto en espuma.

Vuelves con el coqueteo
del amor de toda la vida,
nadie sabe que estoy aquí,
pero yo siempre vengo.

                                                             En tu rabia me sumerjo
                                                             empapada con el alma,
                                                             extasiada de amor azul
                                                             en burbujas delirantes.

Tus secretos son los míos
entre vaivenes prendidos,           
siempre vuelves coqueteando
como el amante perfecto.

                                                             Vienes azul y feliz,
                                                             te alejas con la mirada,
                                                             no se vivir sin sentirte,
                                                             tu inmensidad me hace falta.

Y la barca de tus labios
para amarte de madrugada,
tu noche hidrata mi piel,
tu amanecer me acompaña.

                                                            Sé que siempre te tendré
                                                            al “este” de mi existencia,
                                                            tu olor lo llevo conmigo,
                                                            como sal lleva el agua.

Como arena tus caricias,
como tristeza mis mañanas,  
toda la paz me llevo
salpicando mí tortura.

                                                            En la jaula de mis versos,
                                                            reina y esclava de mi reino,
                                                            los grilletes me deshaces,
                                                            tu cárcel son susurros eternos.

Ahora soy yo quien me alejo
con los zapatos untados
de tu playa efervescente,
mis huellas aquí las dejo.                     

Inmaculada Jiménez Gamero