Qué es un blog, qué sentido puede dar a mi vida. Experiencia vital, una forma de expresión, de creación, puede ser un laboratorio emocional, un acto de narcisismo, una muestra de generosidad, simple curiosidad...Permitidme que lo descubra.

sábado, 29 de septiembre de 2012

LLEGÓ EL AMOR




                                         
                                  Llegó por la tarde,
                                          era pequeño y delgado,
                                          se coló entre la gente
                                          que volvía de cualquier cosa.

                                          Dispuesto a colgar su sombrero,
                                          desapercibido,
                                          desprovisto de lo necesario.

                                          Por sorpresa,
                                          como salta el conejo de la chistera.

                                          Y se acomodó en los días,
                                          y ellos fueron su resorte.

                                          Hubieron mariposas,
                                          hubieron melodías,
                                          de amor,  y algún despecho,
                                          y acarició los pétalos de la piel deseada.

                                          Vivió las estaciones repetidas,
                                          sostuvo con  fuerza
                                          los momentos prisioneros…     
                                          durmiéndose,
                                          tras los besos noctámbulos.

                                          Por fin despertó en raíces             
                                          para convertirse en árbol.

                                          El amor llegó cuando quiso
                                          y fue una tarde improvisada,
                                          sin apariencia de gala,
                                          humilde como el viento
                                          se quedó para siempre,
                                          como se queda lo verdadero.



                                          Inmaculada Jiménez Gamero
                                                        01 de Septiembre de 2012

viernes, 28 de septiembre de 2012

ESA HORA



Esa hora en que la tarde se queda suspendida,
como un murciélago en la cueva de la pesadumbre.

Esa hora en que no existe el futuro,
y lo más lejano es el violeta del horizonte
hecho añicos de recuerdos descompasados.

Esa hora en que no soy mujer, ni tierra, ni elemento,
y mi alma en una burbuja de paz inviolable.

Dos pulmones que susurran al aire,
un pequeño corazón que encierro
en la quietud de la vida expectante
ante un escenario que mi retina paraliza.

Esa tarde quieta en el equilibrio de romperse por la luz,
la golondrina, el perfume inminente a dama de noche.

Esa tarde que se quiebra ante mis ojos,
peleando por dejar simiente en la memoria.

Esa tarde que se olvida de que existo,
cuando aparece en escena la luna del cuento,
la luna burlesca, la luna que agrieta la melancolía.


Inmaculada Jiménez Gamero
24 de Septiembre de 2012
SafeCretive

sábado, 22 de septiembre de 2012

POEMA DESDIBUJADO

Me muero justo cuando la noche aprieta, entre olas de lamentos molidos por estrellas, y cierro los ojos para no ver el violeta desapareciendo entre las montañas de mis penas. Y al pasar el barco fantasma y embustero se desvanece el olor a lluvia en el filo del mar, y se ondula mi pelo, y se pierde el enredo del ovillo de rostros que contiene el cerebro… del racimo de besos que guardé para ellos. Llegan las sombras de todos los momentos que viví sin medida, que gocé sin prudencia, quemándose la brújula que orientaba mi retorno. Ahora solo tengo el crujiente corazón latiendo y las espadas veloces cruzándose en el vuelo. Tertulias de ideas con mi mente serena y lúcida, voces confusas de locos que me conocen, arañando corajes, masticando soledades, senderos tardíos que conservo impecables, callejuelas bordadas con olor a polilla. Y se arman los folios de verdades, y muere conmigo cada palabra, cada estrofa dibujada con colores de luz amarga, untada de marchitos y rancios jazmines. Se va el alma en la fragancia que se deja tras el paso de la huella repetida, y así mi último latido se unirá a la madrugada, se unirá a más latidos deseosos de estar vivos, alejados, invisibles a la retina con vida que caminó mis caminos solitarios, desapercibidos, que modificó mis tardes y mis días, teniendo un poema desfigurado entre sus manos.


Inmaculada Jiménez Gamero
19 de Septiembre de 2012