Qué es un blog, qué sentido puede dar a mi vida. Experiencia vital, una forma de expresión, de creación, puede ser un laboratorio emocional, un acto de narcisismo, una muestra de generosidad, simple curiosidad...Permitidme que lo descubra.

miércoles, 27 de agosto de 2014

ANÁLISIS DE UN POEMA

FOTO PROPIA

Cómo analizar una lágrima,
o una gota de sangre derramada.
Cómo encerrar la eternidad
y poseerla en un poema.
Cómo indagar en el latido del vacío,
y en el insondable final
de una palabra que huye.
Cómo explicar el dolor
del alma intangible,
o llenar la carencia que duele
por no saber nombrarla.
¿Seré una isla desconocida?
¿Será que no existo y debo nacer?

Inmaculada Jiménez Gamero
26 de Enero de 2012
SafeCreative



ABRO LOS OJOS



Abro los ojos, la noche ha sido eterna. Mi cuerpo pesa como una losa reverdecida de tierra y musgo.                     Vuelvo a cerrarlos, me resisto, me amago a este corazón que retumba sin saber por qué.                                           

Las palabras magullan dentro de este extraño lugar donde mi pelo, tanto tiempo despeinado, lidera el desorden de un día que empieza.    No sé lo que hice ayer, me refiero a ese ayer muy lejano y apartado  que siempre insiste en estar aquí.     No sé como resolveré el mañana, ese mañana que siempre reclama advirtiéndome que no es más que un reflejo de este mismo segundo que se extingue.                   

Me encierro tras un acorazado grupo de nubes que me convierten en una clase  de esencia que ningún perfumista conoce, y con un rumbo peregrino y extraño llego hasta un lugar donde sitúo la bandera de mi alma.                              
Sé que no podré levantarme, sé que mis pasos gravados quieren conformarse con el día, y que los amarantos tienen otro significado que nadie ve en mis labios.     Sé que sus flores se auto polinizan, pero que también pueden hacerlo mediante el viento. 

Entonces observo, desde la ventana de algodón que hice, un recodo cerca de un lago, junto a una casa de piedra, con un jardín de violetas aterciopeladas y girasoles de auras doradas.   Percibo un manto de hierba pintada de jade y arlequín, y unos gatos jugando al sol, que ponen en movimiento mis pestañas.  

Ahí está,  creo haber hallado la paz que nunca antes había sentido. 

Inmaculada Jiménez Gamero
SafeCreative
26 de Agosto de 2014