Qué es un blog, qué sentido puede dar a mi vida. Experiencia vital, una forma de expresión, de creación, puede ser un laboratorio emocional, un acto de narcisismo, una muestra de generosidad, simple curiosidad...Permitidme que lo descubra.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

MI MAR

De  mis pies temblando
te retiras murmurando,
mojas mis dedos dormidos,
alejándote envuelto en espuma.

Vuelves con el coqueteo
del amor de toda la vida,
nadie sabe que estoy aquí,
pero yo siempre vengo.

                                                             En tu rabia me sumerjo
                                                             empapada con el alma,
                                                             extasiada de amor azul
                                                             en burbujas delirantes.

Tus secretos son los míos
entre vaivenes prendidos,           
siempre vuelves coqueteando
como el amante perfecto.

                                                             Vienes azul y feliz,
                                                             te alejas con la mirada,
                                                             no se vivir sin sentirte,
                                                             tu inmensidad me hace falta.

Y la barca de tus labios
para amarte de madrugada,
tu noche hidrata mi piel,
tu amanecer me acompaña.

                                                            Sé que siempre te tendré
                                                            al “este” de mi existencia,
                                                            tu olor lo llevo conmigo,
                                                            como sal lleva el agua.

Como arena tus caricias,
como tristeza mis mañanas,  
toda la paz me llevo
salpicando mí tortura.

                                                            En la jaula de mis versos,
                                                            reina y esclava de mi reino,
                                                            los grilletes me deshaces,
                                                            tu cárcel son susurros eternos.

Ahora soy yo quien me alejo
con los zapatos untados
de tu playa efervescente,
mis huellas aquí las dejo.                     

Inmaculada Jiménez Gamero

ENTRETANTO Y TANTO

Entretanto y tanto
te abrazo,
mientras palpito de misterio
y tiembla mi sombra,
que por sentir hasta goza.
Entretanto y tanto
reconquisto tus labios
que perfuman mi cara.
Y se hace ruinas mi pasado
asomándose al futuro
que no llega.
Cierro los ojos
de presente endulzado
y a tientas me detengo
en el colchón de tu amor,
donde te encuentro,
empapado y sumido,
en el fondo de lo cierto.

Inmaculada Jiménez Gamero

SOLO LA PIEL

Solo la piel me dice
que estoy aquí
y no en otro lugar
llamado nunca.
Respiro por los poros
de la vida
y el mundo
se convierte
en un lugar extraño.
Bostezo de lejanía
y miro el suelo
de madera noble,
repleto de manzanas verdes.
                                              Solo la piel me dice
                                              que no es un fraude
                                              éste momento,
                                              y que todo lo que toco,
                                              es aquello que no
                                              paro de buscar,
                                              entre la incógnita
                                              y la ceguera más absoluta.
                                              Sin embargo me persigue,
                                              rozándome los talones descoloridos.
                                              Busco entre tinieblas
                                              de terciopelo rojo vino
                                              y no alcanzo,
                                              porque no existe
                                              nada que pueda aproximarse.
                                              Y la luna cansada
                                              divaga en la sombra,
                                              y me encierro en mi misma,
                                             que es mi única casa.
                                             Como una niña
                                             persigo lo imposible,
                                             que no conozco,
                                             ni sé donde se encuentra.
                                             Vivir o morir son la misma cosa,
                                             porque hay muerte
                                             en el abrazo,
                                             y vida en el cementerio
                                             que no tiene olvido.
                                             Solo la piel me dice
                                             que estoy aquí.



Inmaculada Jiménez Gamero

domingo, 18 de septiembre de 2011

ME APETECERÍA

Me apetecería llorar,
gritar,
ser un río,
arañar la tierra,
morder mi angustia.
Seguir gritando,
vomitarme la existencia,
provocar mi terremoto,
caer del precipicio,
arrancarme la penumbra,
desangrarme,
irme.
Me apetecía llorar,
enjugar la lágrima perdida
calmar este dolor…

Inmaculada Jiménez Gamero

domingo, 11 de septiembre de 2011

BAILARÉ

Bailaré la vida como me suene
en el ritmo y en la palabra,
beberé los sorbos de la fortuna,
los de la pena los tragaré también.
Caminaré los senderos con más piedras,
los mantos de hierba pasearé,
miraré detrás del horizonte,
con el alma,  te acariciaré.

Inmaculada Jiménez Gamero

MATMATA ES UN BALCÓN



FOTO PROPIA
                            
     
Cogiste mi mano con una caricia,
me llevaste al balcón del desierto,
las estrellas eran ojos infinitos,
parpadeando de deseo incombustible.
La luna no era tal,
era un dibujo mil veces soñado
de casas de adobe rosa
y de almas prendidas de quietud.
Sortilegio flotante, miel de África,
paz infinita,  y dátiles en tus besos.
Su carita era una sombra chinesca de luz,
nuestro niño dormía en el limbo
del mismo escenario de un cuento.
Promesas de eternidad reafirmada,
palmeras erguidas hacia el infinito,
dunas sedientas de tu aliento…
en un oasis viví la noche más bella.
Solitario, despoblado, y nuestro,
partido en moléculas de ternura
en medio de la relatividad inmortal
y  ante los ojos del firmamento.
Mientras tu sed susurrante
era un clamor de felicidad extenuada,
y en mis labios exclamados
la pregunta,  ¿existirá el mañana?  


Inmaculada Jiménez Gamero
12 de Septiembre de 2007
SafeCreative
       
               
FOTO PROPIA



domingo, 4 de septiembre de 2011

DAME EL BESO

Dame el beso
que hace juramento,
hambriento y afectivo,
dámelo a plena luz del día,
o furtivo en la noche.

Júrame con un beso,
acordemos íntimamente
nuestro encuentro,
descríbeme el epicentro          Beso, beso,
amor,                                                           promesa sin palabras,
amor eterno.                             exacto sentimiento,
                                                                                              puntual secreto,
                                                            sin oído,
                                                            sin fonemas.
Cierra los ojos,
siento la ola,
la mantequilla,
la espuma,
el gigante de mar.

                    Beso dulce,
                               beso tierno,
                                         beso mío
                                                   beso nuestro.

Maratón anatómico
                             al centro del firmamento,
                                               brutal momento,
                                                                          dame aliento.

Dame el beso certero
                                  que todo lo puede,
                                                         que todo lo firma,
                                                                                que todo lo requiere.

Esencial contrato
de todo sentir verdadero,
sabor de caramelo,
paladar del amor sincero.

Inmaculada Jiménez Gamero

MI CORAZÓN ES CORCHO

Mi corazón,
como  corcho  
salvado del naufragio,
flota sobre las aguas
con las flores rojas
de tu ausencia.
No quedó nada de piel,
sumergida por completo
aún grita, socorro.
Y la sangre desaparecida, no encontró salida alguna
que ser nada en la inmensidad de un mar vacio,
arrastrándose al olvido.

Inmaculada Jiménez Gamero

HAY UN COSMOS DE PALABRAS

Hay un cosmos de palabras
Entre las que se encuentra, tiempo, amor, vida,
Hay un tiempo de esperanza,
Hay un amor sin medida,
Hay unos hijos como raíces,
Hay una vida que no espera.

Hay un océano de agua por el que navega el silencio,
Y una,
           Dos,
                    Y tres lágrimas.

                                              Que son la marea de mis sentimientos.

Hay una noche eterna,
Y miles de días con el sabor de tus labios.

Inmaculada Jiménez Gamero

HASTA VOSOTROS LLEGARÉ

  Imagino la vida de cada uno de vosotros,
  Con sus tejes y manejes. 
  No conozco vuestras caras,
  Pero me acercaré sutilmente.
  Nunca podréis reconocerme,
  Me recortaré en una gota de lluvia,
  Me llevará la hoja que no cesa de rodar,
  Me columpiaré en la forma caprichosa de la nube,
  Pasearé en la ola navegante de la orilla,
  Susurraré  la canción que amamos y compartimos
  Y me sentiréis como yo os siento en el camino.
  Como yo os siento en los gestos cotidianos,
  En las palabras azarosas,
  En las meriendas copiosas de tertulia
  Y aromas a café,
  En la búsqueda de la serenidad más necesaria. 
  Soy espíritu y me muevo con soltura,
  Como el pez en el agua me transporto en el día a día,
  Como el viento viajo
  Para sentir que os tengo… y que estoy viva.

 Inmaculada Jiménez Gamero

LAS MANOS DE MI PADRE


Las manos de mi padre rozan el aire cada mañana,
provocando aquel pasado donde la vida crecía,
guiando la pátina añil que marca el horizonte,
haciéndome guiños desde ese cielo celeste en donde vive.

Las manos de mi padre traen olor a madera exótica,
a nogales de primavera servidos de verde yerba,
a robles viejos de sol y jóvenes de luna nueva
Y al fruto del limonero mientras lijaba su suerte.

Las manos de mi padre tallan la paz que encuentro,
exculpen molduras de mi niñez de estilo isabelino,
barnizándolas de sudor para nutrir todo el hambre,
para crear compases de fina marquetería mudéjar.

Para velar por los suyos como si aún vida tuviera,
para guiar mí camino con la luz limpia del alba,
para fortalecer de caoba mis frágiles sentimientos
y bañar de paz mi corazón cuando tan dentro lo siento.  

Las manos de mi padre pequeñas y confortables,
pasean por mi camino como fantasmas,
recogen señales que aparecen en mi canasta
y yo se que son suyas porque son fuertes y nobles.

Me traen piñas de recuerdos con los que decoro mi casa,
me traen vida y serenan mi muerte,
me traen besos que repican sobre mis sienes,
las manos de mi padre, las manos de un artista.


Inmacula Jiménez Gamero

ESTRENAR SEPTIEMBRE

                       Estrenar septiembre
                       en serpentina de raso
                       de color esperanza casi verde.
                       Mientras se viste el día
                       temblando en burbujas
                       que parecen llegar del alba rota.
                       Estrenar septiembre
                       desmayado de tertulias
                       y de aguas zafiro
                       rodeando la piel salada.
                       En el abrazo de la vida nueva
                       que cada día celebra
                       el canto ceñido del amor absoluto.

                       Estrenar septiembre
                       que se viste de ocre entristecido,
                       inaugurando su nueve gregoriano,
                       mientras el infinito agosto,
                       se espolvorea entre la arena
                       de las tardes abrazadas
                       al olor de páginas,
                       donde los ojos se pierden
                       musitando paisajes
                       vividos por otros.


Inmaculada Jiménez Gamero