Qué es un blog, qué sentido puede dar a mi vida. Experiencia vital, una forma de expresión, de creación, puede ser un laboratorio emocional, un acto de narcisismo, una muestra de generosidad, simple curiosidad...Permitidme que lo descubra.

lunes, 23 de diciembre de 2013

EN ESE PEDAZO


En ese pedazo de vida que el reloj descuartizado quiso retener,
con su minutero lento de tardes de verano envueltas en juegos
y  cuentos infantiles reflejándose en tu risa.
En esos días que te asomas tras las bambalinas de tus ojos
y mueves tu menuda existencia vestida del azul turquesa de tu mirada.
En ese pedazo de sueño de mis afectos ineludibles,
te encuentro entre las ramas erguidas de mi orgullo
como el bambú enaltecido queriendo abrazar el cielo índigo.
Cargada de alforjas de verdades y telas de oriente que te ciñen,
tatuada de fuentes de versos que yo impregno en tu piel de hija,
embadurnada en briznas de pétalos violetas
y placenta aromática del perfume de madre brotando.
En este pedazo de mundo que hemos conseguido tú y yo
desde el minuto cero en que vistes la luz,
donde mi vida se alargó y se prolongó
como una sombra alzándose en mi descendencia de yedra,
como una savia diferente entre la sangre solitaria de mis manos,
como un susurro del mañana cantando entre voces, terciopelos de victoria.
En este pedazo de dolor que tomó relevo y te acogió a la tierra
como trato inherente al legado mortal y trasmutable,
en este espectro que lleva el viento cuando te alejas,
para traerte cada segundo al latido de mi corazón quebrantado. 
En este pedazo de piel embrionaria en que nos convertimos
cuando a través de nuestro cuerpo otro cuerpo se dibuja
y su llanto rompe las paredes convirtiéndolas en papel de seda,
creando un hilo invisible pero vibrante que traspasa el alma.
En este pedazo de vida que hace años me prestaron como emisario de amor,
mi útero eligió abrigarte para hacerte corresponsable de mi existencia,
para prestarte algún color que las vivencias juntas nos trajeron,
para hundir nuestros pasos por las arenas mojadas y brillantes del atardecer
y crear ese surco de pisadas que nos llevará a amarnos por encima de todas las cosas. 


Inmaculada Jiménez Gamero
8 de Diciembre de 2013


9 comentarios:

  1. Flor de piel, a flor de piel. Muy hermoso.

    ResponderEliminar
  2. Ocurre con la poesía que hay que leerla con calma para apreciar toda su hondura y sentido. Enhorabuena y no dejes de escribir.

    ResponderEliminar
  3. En el altar del amor donde toma forma la vida no cabe nada más que arrodillarse y dar gracias a Dios. Hermoso poema ensalzando la grandeza de ser madre. Abrazos a las dos.

    ResponderEliminar
  4. He compartido tu poema, lleno de sentimiento y belleza

    ResponderEliminar