Qué es un blog, qué sentido puede dar a mi vida. Experiencia vital, una forma de expresión, de creación, puede ser un laboratorio emocional, un acto de narcisismo, una muestra de generosidad, simple curiosidad...Permitidme que lo descubra.

miércoles, 18 de mayo de 2016

SOLO DE CLARINETE


Conocí a Maite León en el Ateneo Barcelonés, algún viernes de Laberinto que no puedo precisar en el tiempo o intervalo que nos separa de las vivencias.  
Al fin y al cabo cada uno interpreta el minutero de modo bien distinto. Mientras para unos se gana, para otros se pierde o se atesora, cada cual lo descifra de un modo, aunque sea de inexorable curso para todos.   Las fechas no consiguen por sí mismas causar esencia de lo vivido, pero sí las miradas, la presencia, el sentido de las palabras y el tono en el que se digan.  Me pareció una mujer dulce y nostálgica, con mucho peso de tristeza y al mismo tiempo con una cercanía fácil de asociar a la familia, al hogar y a la vida. Sus ojos, como aguas de mares tropicales, tenían la sabiduría de haber vivido a fondo, de quien ahonda en las secuencias que la vida ofrece.  Por momentos creía haber coincidido antes con ella, en otros años, en otros lugares quizás, quién sabe, somos universos, almas que se mudan de casa y que viajan desde nuestros ancestros.
Unos meses después,  Antonio García Llorente organizó un encuentro en la Biblioteca de Vallirana, y allí nos volvimos  a ver. Recitó un poema profundo, que desprendía soledad y emanaba un dolor intenso por la ausencia del ser amado. Sus palabras vibraban al ser pronunciadas,  y el sonido de su propia voz parecía causarle un efecto de liberación, acaso sin que ella misma fuera consciente, o así pude percibirlo yo.  Me emocionó la trasparencia de sus palabras, su mensaje no emitía interferencias y sus versos caminaban en busca de la paz, intentando comunicar de alguna forma con el ser que ya no se encontraba en el plano terrenal. De este modo llegó Maite hasta mi corazón. Después, cada vez que nos encontrábamos era una bonita coincidencia que deseábamos volver a repetir.   

El día 29 de Abril, Maite León presentaba Solo de clarinete de Parnass Ediciones en el aula de escritores del Ateneu Barcelonès. La sala estaba llena de amigos y familiares. Tuve suerte de tomar asiento al fondo, en una de las sillas que habían añadido en el pasillo ascendente. Amalia Sanchís, tan profesional y cercana al mismo tiempo,  presentó a la anfitriona y poeta y dio paso al encargado de presentar el poemario.
Alfonso Levy, con su estilo tan personal  leyó algunos de los versos que componen el libro y consiguió transmitirnos el grado de calidez suficiente para rozarnos la epidermis. —No hay nada más bello que vivir en el pronombre –dijo, comparando a la autora con Pedro Salinas, el poeta del amor, quien escribió estos versos que dan sentido a la cita: “Para vivir no quiero islas, palacios, torres. ¡Qué alegría más alta: vivir en los pronombres!
Pero la emoción aumentó cuando Maite abrió paso y, después de agradecer la asistencia de los allí presentes, leyó  la dedicatoria/poema que daba autentico valor al libro.

PARA EUGENIO
Porque aprendimos juntos lo que nos gustaba, lo que dolía.
Por las discusiones que nos llevaban a la reconciliación.
Por ellas, tan deseadas.
Por la música que nos elevaba, por los bailes, por las partidas de ajedrez hasta la madrugada.
Por los viajes, los que hicimos y los que se quedaron en proyectos.
Por los cafés en la plaza de San Marcos o los tés de Marruecos.
Por tantos cigarrillos abandonados en el cenicero, eran otras las urgencias.
Por el último París, el Sena, cena romántica en el Bateau Mouche.
Por tantas habitaciones que aprendieron nuestro lenguaje,
tantas sábanas que recogieron nuestras huellas.
Por cómo se nos aceleraba el corazón camino al hospital.
Por la esperanza y los miedos que nos atenazaban.
Por el solo de clarinete que abrió tantas noches.
Por la vida.
Por todo.     

Pocos pudimos evadirnos de la fuerza y la dulzura de aquellas palabras de amor y de la emoción que la anfitriona nos transmitió, de modo que las secreciones difícilmente pudieron disimularse ante la presencia de desconocidos que pudiesen ver la transformación de tantos rostros descompuestos.
Intenté no arrugar demasiado la cara y secarla con disimulo para no tener que hacer uso de los kleenex que suelo llevar en el bolso. Giré la cabeza varias veces hacía las cortinas para enjugar las lágrimas con disimulo, pero escuchar a las nietas de Maite que estaban sentadas detrás, impedían mi contención, y los kleenex fueron imprescindibles por más que quisiera evitarlo.
Después hubo abrazos, fotos, unas copas de cava, y un ágape muy apetecible que en tan buena compañía resultó ser una delicia. Hasta que llegó la hora de la despedida.
Al salir me senté en un banco para hacer unas llamadas. Mientras hablaba por teléfono y concentrada en el dialogo, un mendigo se situó frente a mí con la mano extendida. Aunque no fui consciente del tiempo transcurrido, se mantuvo en la misma posición durante todo el tiempo que duró mi conversación   El llanto debió de quedarse agazapado en mi pecho y lo siguiente fue seguir llorando sin remedio como causa efecto. Mientras me despedía de mi interlocutor con un te quiero, el mendigo seguía allí, escrutando mi ojos.
El hombre, mal peinado y sucio, mirándome con cierta tristeza, dijo —no llore señora, yo duermo en la calle y no lloro.  Aquella frase desencadenó que me convirtiese en un río que finalmente desembocaría en los subterráneos del metro. Ya en el tren, por suerte bastante solitario en su primer vagón, pude desahogarme sin ser vista. ¡Hay tantas lágrimas y tantas cosas por las que llorar! Por el amor verdadero; por la música que nos acompaña el alma, por la soledad que hay en el ser humano, por las desigualdades en el mundo, por los sin techo, por los vacíos, por los poemas rotos, por no saber vivir. Lloremos de vez en cuando, demostremos que somos  seres sensibles. Eliminemos del cuerpo sustancias químicas estresantes de vez en cuando. Parece que la agresividad también desaparece cuando se empañan los ojos, ¿os habéis dado cuenta? Era mi día, me deshice de tensiones y de presiones imperiosas. Era el día perfecto  para todo, también para el llanto.    


Solo de clarinete de Parnass Ediciones es un poemario delicioso. Examina el amor en cinco partes, en busca de significados espirituales y terrenales: el sentimiento amoroso, la pasión a través de los recuerdos,  el dolor de la separación, el amor que hace amar la vida, y la despedida (dejar ir a quien se ama y ya no está).  Como fondo, en las cinco partes, la música gozada, sentida e interpretada por dos enamorados cuya historia está escrita entre versos y notas musicales.
Y aquí quiero dejar el último poema de un libro de amor y vida.


Ahora que miro a la nostalgia cara a cara,
ahora sin barreras puedo oírte.
En este crudo invierno que estruja mi cuerpo,
y la soledad arranca los poemas,
en este pasa la vida, como pasa la tarde.
Ahora que mucho de lo que amaba
se ha perdido, y poseo el tiempo.
Ahora que mis manos recorren espacio vacío,
ahora, a solas con mis versos, te digo adiós.

Maite, enhorabuena por tu libro. El dolor provoca belleza y en tu libro Solo de clarinete la hallé y la hallarán todos aquellos que lo lean.       


5 comentarios:

  1. Mi felicitación a Maite León. Excelente persona, su poesía vibrante y muy sentida.ç
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Francesc Cornadó lo ha dicho y resumido todo perfectamente.Refrendo sus palabras.

    ResponderEliminar
  3. Una crónica llena de detalles y sensibilidad para no desmerecer un poemario con un decir tan intenso. Enhorabuena a Inma y a Maite.

    ResponderEliminar
  4. Una crónica llena de detalles y sensibilidad para no desmerecer un poemario con un decir tan intenso. Enhorabuena a Inma y a Maite.

    ResponderEliminar
  5. Este es el comentario que me envía Maite León Cortés. En varias ocasiones después de haberlo escrito se le ha borrado, y he querido trasladarlo al lugar donde ella quiso dejarlo. Gracias Maite, me honras tú más con estas encantadoras palabras de agradecimiento. Mi cariño y abrazo llevan viaje de vuelta.


    Querida Inmaculada-Amanda, seguramente somos almas que se mudan de casa y hace mucho que viajamos. Cuando nos conocimos, es cierto que la tristeza me habitaba; estaba inmersa en ausencias que no se llenan nunca. Tuve que aprender a vivir con ello. Nos encontramos y me pareciste una mujer bella y buena, después he descubierto que escribes muy bien, que eres amable, simpática y encantadora. También sensible, por eso el día de la presentación de "Solo de clarinete" lloraste, porque ahondaste en ese camino de superación que en realidad, es el libro. Supiste ver que había mucho esfuerzo en profundizar con enorme sencillez, en algo tan natural como es la muerte de un ser amado (no me equivoco al decir natural, pues forma parte de la vida, aunque nos cueste aceptarlo) y que mi serenidad de ese momento, la había ganado con enorme trabajo. A veces necesitamos un detonante, para soltar todas las lágrimas retenidas, y mi libro fue eso. Necesitabas decirle a tu pareja que la querías, ¡se pierden tantos abrazos por el camino! y encontraste un hombre que representaba las desigualdades e injusticias de la vida, y lloraste por todo ello, porque era tu día para el llanto. Querida amiga, no hay que avergonzarse por ello, y como dices hay que mostrarse naturales, sin fingir. Dejar fluir los sentimientos no puede ser malo y dejarnos llevar de vez en cuando, tampoco. Te agradezco, sinceramente, tus palabras elogiosas de mis poemas y la belleza que en ellos has encontrado, tu cariño, al que correspondo con todo mi corazón y tu amistad que me honra. Espero seguir disfrutando de ella todo el tiempo que la vida nos permita y tener encuentros en los que las palabras sean el camino que nos conduzcan por los senderos de la confianza, del acercamiento, del afecto, porque estoy convencida querida Amanda-Inmaculada, que eres de las personas que hacen la vida mejor, y con más deseos de ser vivida. Un abrazo muy, muy apretado.Ah! Y otra cosa, amiga, gracias por tu generosidad, que en este mundo de los escritores no es muy frecuente, con tanto ego, pues a todo el mundo le gusta que le digan lo maravillosos que son, pero les cuesta mucho una palabra amable para los demás. Eso tú no lo haces y a mis ojos te hace más grande.
    Ya está dicho.
    Besos, cielo.

    ResponderEliminar